La demanda de higos de calidad impulsa novedades en su cultivo

Posted on

El Centro de Experiencias Agrícolas de Paiporta (Valencia) desarrolla una plantación de microhigueras en invernadero, en marcos superintensivos y en sistema hidropónico

cultivo-hidropc3b3nico-e-intensivo-de-higueras-en-paiporta

Una de las innovaciones más relevantes que desarrolla en estos momentos el Centro de Experiencias Agrícolas de la Fundación Cajamar en Paiporta (Valencia) consiste en una plantación superintensiva de pequeñas higueras en cultivo hidropónico (sin tierra).

El mercado demanda (y paga bien) brevas e higos de calidad, lo que significa que han de ser frutos uniformes, de buen tamaño y sabor, sin riesgos de picaduras de plagas (mosca Ceratits) y con un suministro regular, asegurado y con temporadas más largas. Las brevas son los higos precoces, que se desarrollan a base de los frutos finales que no terminaron de completarse el año anterior, cuando llegó el frío. Y para que todo ello sea posible, lo idóneo es que se cultiven las higueras bajo plástico, para asegurar que la temperatura afiance el precoz crecimiento de las plantas, el de las brevas aletargadas y el de los frutos siguientes, y, además, a salvo de la mosca y otras plagas.

Como en un invernadero no caben grandes higueras y, por otro lado, es necesario sistematizar su manejo y facilitar la recolección, la opción más adecuada es la de establecer marcos de plantación muy estrechos: apenas un metro entre ejemplares y metro y medio o dos metros entre hileras. Y una vez puestos, se completa el proyecto de reproducir las pequeñas higueras (por esquejes) sobre material inerte y en cultivo hidropónico. El resultado esperado es la obtención de higos de calidad excepcional y grandes rendimientos por metro cuadrado, lo que debe traducirse en una buena rentabilidad.

Texto y foto: V. Lladró
Fuente: Las Provincias

Anuncios

Buñuelos de higos: sencillos de hacer y ricos, ricos

Posted on

buc3b1uelos-de-higos

La receta de los buñuelos de higos como ves, es muy sencilla, puedes cambiar el licor por  aquel que más te agrade, también puedes añadirle a la masa algunos trozos de nuez bien picadita, que las nueces y los higos se llevan muy bien.

Si la miel no te agrada, simplemente ponle azúcar glas por encima.

Ingredientes

12 higos
AOVE
Miel o sirope de ágave

Para la masa del buñuelo

1 huevo de gallina ECO
1 cucharada sopera de azúcar morena
1 cucharadas sopera de licor de anís o de ron
1 cucharada sopera de ajonjolí tostado
3 cucharadas soperas de harina con levadura Royal®  (bizcochona) o de harina de repostería con una cucharadita de levadura
4 cucharadas soperas de leche

Elaboración:

  1. En un bol pon el huevo junto con el azúcar y bátelo hasta que esté espumoso
  2. Agrega el licor y la leche y sigue batiendo
  3. Añade la harina poco a poco mézclalo bien.
  4. Por ultimo incorpora el ajonjolí, mézclalo y deja reposar 10 minutos.
  5. Calienta en un cazo o sartén profunda el AOVE (lo suficiente para quede 5cm de profundidad)
  6. Parte los higos por la mitad, sumérgelos en la masa, rebózalos bien y fríelos a temperatura media hasta que estén dorados.
  7. Sácalos de la sartén y déjalos escurrir en un plato cubierto con papel de cocina, para retirar el exceso de aceite.
  8. Sírvelos acompañados de un chorrito de miel o sirope de ágave

Fuente: Cogollos de Agua

Más de la mitad de los higos secos que se exportan en el mundo se producen en Turquía

Posted on

turkish-dried-fruits-nuts
©Turkey Promotion Group (TPG)

Más de la mitad de los higos secos que se exportan en el mundo se producen en Turquía y se envían a más de 150 países, entre los que destacan los de la Unión Europea, los Estados Unidos y la Federación de Rusia.

Según datos recientes, Turquía está de nuevo en camino de convertirse en uno de los principales exportadores de frutos secos a los Estados Unidos este año. En 2018, Estados Unidos gastó 47,2 millones de dólares para importar 11.472 toneladas de higos secos. Unas 8.640 toneladas de higos secos, esto es, el 75 por ciento de esos higos secos, eran de Turquía.

Turquía es también el exportador número uno de albaricoques secos a los EE.UU. con 12.755 toneladas y 41,5 millones de dólares gastados en 2018. En ese mismo año, Estados Unidos importó un total de 13.970 toneladas de albaricoque seco por valor de 44,9 millones de dólares. Curiosamente, más del 90 por ciento de los albaricoques turcos se producen sólo en la provincia de Malatya, también conocida como la capital mundial del albaricoque.

Turquía se encuentra entre los 10 principales exportadores de pasas a EE.UU. con 11.172 toneladas y 2,8 millones de dólares en 2018. El año pasado, EE.UU. importó un total de 48.327 toneladas de pasas por valor de 87,5 millones de dólares. Turquía produce casi el 25 por ciento de las pasas del mundo.

Con cientos de años de tradición en la producción y exportación, Turquía se ha convertido en la patria de las frutas secas y los frutos secos de la mejor calidad y, gracias a las elevadas cifras de producción de este año, está en vías de dominar el mercado mundial en este sector de nuevo en 2019.

Fuente: Perishable News

Diferencias entre los higos y las brevas

Posted on

brevas

Tras las frutas de invierno, como los cítricos o las frutas de pepita, junio es el mes en el que comienzan a llegar las frutas de verano. Entre ellas se encuentran las brevas, frutos de las higueras, que en realidad son los higos tardíos del año anterior que han permanecido en el árbol hasta la primavera siguiente. Las brevas son más grandes que los higos, que son los frutos del año; de color morado por fuera y rojos por dentro. La piel de la breva es más fina y quebradiza, poco lechosas y menos aromáticas, dado que contienen mayor cantidad de agua al haberse desarrollado en la primavera.

Los higos comienzan en agosto y finalizan en septiembre. Son frutos del año. No son oscuros ni rojos por dentro. Son más pequeños que las brevas. Su piel es más gruesa y también más dulces.

No todas las higueras son iguales. Sólo las bíferas son las que dan dos clases de frutos al año: brevas entre junio y julio, y higos de agosto a octubre. De ahí el dicho “de higos a brevas”, que se suele utilizar para decir que algo ocurre cada bastante tiempo.

Otro detalle importante es que los higos y las brevas no son frutos. Son infrutescencias de la higuera –fructificaciones compuestas, a la manera de varios frutillos dentro de lo que parece un solo fruto–. Sucede en el higo, la fresa y las frambuesas.

El jefe del departamento de Fruticultura Subtropical de La Mayora, Iñaki Hormaza, nos lo explica así: “Es una especie que tiene dos tipos de árboles: femeninos, que son los que producen los higos comestibles, y masculinos, los cabrahigos, que no producen higos comestibles. Dentro de los tipos femeninos, hay tres tipos distintos: el tipo Común, que produce higos partenocárpicos; el tipo Smirma, que requiere polinizacion con polen de cabrahigos (a esto se llama caprificación), y el tipo San Pedro, que produce dos tipos de higos, unos partenocárpicos y otros mediante caprificación. Dentro del tipo Común, hay variedades que solo producen una cosecha por año (uníferas) y otras que producen dos, bíferas. Tanto en los tipos San Pedro como en el tipo Común, a la primera cosecha se le llama brevas y a la segunda higos. La diferencia es que la primera cosecha (brevas) se desarrolla sobre madera del año y la segunda (higos) sobre el crecimiento nuevo del año”.

Texto: Agustín Peláez
Fuente: Diario Sur

El Camp d’Elx espera cosechar 2,5 millones de kilos de higos y brevas que tendrán un impacto económico de 8 millones de euros

Posted on

campac3b1a-brevas

Ya ha dado comienzo la campaña de higos y brevas en el Camp d’Elx. Este año se espera una recolección de en torno a un millón de kilos de brevas y de 1,5 millones de kilos de higos. La campaña de recolección genera un millar de empleos directos e indirectos, al tiempo que los agricultores estiman que el impacto económico del cultivo ronda los 8 millones de euros. En el Camp d’Elx se registran más de 190 hectáreas de higueras de la varidad colar, que se caracteriza por producir dos cosechas en un mismo año.

Aunque algo más de la mitad de la producción se comercializa en mercados locales y nacionales, alrededor de un 40% de la producción se destina a la exportación, siendo los principales países de destino Francia, Suiza, Alemania, Holanda e Inglaterra, a lo que últimamente se ha añadido Canadá.

Según el presidente de la cooperativa Cambayas, Daniel Soler, la producción es similar a la del año pasado. Según Soler, si no hay ninguna catástrofe atmosférica se esperan buenos resultados. Además, ha dejado claro que lo más importante es lograr productos de buena calidad, más allá del precio.

“La producción de este año es algo inferior a lo normal debido a problemas de humedades surgidos en la época del cuajado, pero esta disminución se paliará por la entrada en producción de plantaciones jóvenes”, según informa el representante de ASAJA.

Fuente: Ayuntamiento de Elche

Guía básica para el cultivo de la higuera

Posted on

higuera

El contenido de este artículo ha sido elaborado por el  Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA), del Ministerio de Agricultura de Chile www.inia.cl, y ha sido revisado y reeditado por portalfruticola.com 

La higuera es un frutal de la familia de las moráceas, originaria del Asia menor. Corresponde a la primera industria frutícola de que se tenga registro, lo que se atribuye a la rusticidad del árbol, la vida útil y aporte energético de los frutos deshidratados.

Para alcanzar buenos rendimientos y calidad del fruto, el riego debe satisfacer sus requerimientos mínimos ya que el estrés hídrico reduce el crecimiento de los frutos y puede, incluso, provocar la caída prematura de ellos. Sin embargo, la higuera como planta es muy tolerante a la falta de agua y, dependiendo de las condiciones climáticas del lugar en que se encuentre, puede sobrevivir por años sin riego (sin producir fruta).

Diferencia entre higos y brevas
La higuera tiene la capacidad de generar, en cada nudo o metámero de sus brotes: una hoja, una yema vegetativa y un fruto. En la medida que las condiciones climáticas permitan que el brote crezca, habrá nuevos nudos y, por ende, nuevos frutos. Los frutos que van madurando mientras el brote va creciendo son los higos. Al acercarse el invierno hay pequeños frutos formándose en los ápices de los brotes que no alcanzan a madurar por falta de temperatura y el brote entra en receso. En la primavera siguiente, cuando las temperaturas empiezan a subir, comienza la brotación y dichos frutos retoman su crecimiento dando origen a las brevas.

De esta forma, los «higos» son los frutos producidos en el brote de la temporada durante fines de verano y otoño; mientras que las «brevas» son los frutos producidos en el brote de la temporada anterior o madera de un año durante la primavera.

Plantación
Los marcos tradicionales son muy amplios (6×5 m) con árboles muy grandes que, fácilmente, superan los 4 m de altura, lo que complica la cosecha. Los huertos modernos utilizan marcos de plantación más densos (5×3 m hasta 4×1 m) con plantas más pequeñas que facilitan los manejos agronómicos (en especial la cosecha), lo que además le otorga una mayor precocidad al huerto.

La higuera se propaga fácilmente por estaca y la plantación se realiza con plantas en bolsa o a raíz desnuda (estas últimas deben plantarse durante el invierno). Se recomienda utilizar plantas pequeñas (20-30 cm de altura), de un año de edad, ya que son más vigorosas y fáciles de formar. Para las plantas en bolsas se recomienda plantar en primavera, pasado el peligro de heladas, ya que los brotes nuevos son muy sensibles a las bajas temperaturas. También es aconsejable tomar precauciones contra liebres y conejos.

Poda de formación
Este manejo es fundamental para la producción de higos, ya que incide significativamente en la eficiencia de otras labores (poda de producción y cosecha). Si bien los agricultores están familiarizados con la higuera, desconocen manejos agronómicos clave, siendo la poda de formación uno de los principales. Usualmente la imagen de una planta de higuera es la de un árbol enorme y difícil de cosechar, ya que la fruta se ubica en la periferia.

La poda de formación tiene el objetivo de generar la estructura en que se ubicarán los brotes productivos, de manera que la cosecha pueda hacerse sin usar escaleras.

Tecnificación del cultivo
El primer año las plantas se deben despuntar a 40 cm de altura, lo que romperá la dominancia apical y estimulará la producción de brotes laterales bajos. Se deben escoger 4-5 de estos brotes bien distribuidos y eliminar el resto, incluyendo eventuales sierpes. Los brotes seleccionados serán las ramas madres primarias (1°) y, ya que los higos se ubican en el crecimiento del año, podrían producir fruta en su primer año.

Al siguiente invierno, se deben rebajar las ramas madre 1° a 4-5 nudos y, en la siguiente primavera, se deben elegir 2-3 brotes de cada rama madre (eliminar el resto), los que producirán fruta y serán las ramas madres 2° a partir del próximo invierno. Esta regla se seguirá hasta el 4° ó 5° año, o hasta que el huerto alcance la cantidad de brotes productivos que asegure lograr el rendimiento esperado. Los brotes productivos deben ubicarse a una altura que facilite la cosecha.

Por otro lado, los brotes productivos de plantas podadas son más largos y tienen más fruta (hasta 20 metámeros y 2,5 metros de largo que los de higueras sin poda (Foto 5), dependiendo del riego alcanzará entre 10 y 40 cm, no más de 10 metámeros y pocos frutos llegarán a madurez.

Poda de producción
Este manejo tiene como objetivo renovar la madera productiva y facilitar la cosecha. Se realiza en invierno e implica rebajar los brotes de la temporada anterior a 3-4 yemas. Cada brote productivo puede producir entre 8 y 15 higos (depende de la variedad y el clima) y los pesos de los frutos fluctúan entre 10 y 50 g.

Dicho peso depende de la variedad y la época del año: los primeros higos que se cosechan a fines de verano son más grandes que aquellos que se cosechan en otoño. Se debe conocer el peso de los frutos, la cantidad de frutos por brote y el número de plantas por hectárea para determinar la cantidad de brotes por planta que permitan alcanzar el rendimiento esperado.

Por ejemplo, si se esperan higos de un peso promedio de 30 g y cada brote produce 10 frutos, cada planta de higuera deberá tener 48 brotes para que el huerto produzca 18 t/ha. Por otra parte, si al primer año de formación las plantas quedan con 4 ramas madre 1° y, en los años siguientes, estas se van multiplicando por 2, al 4° año las plantas alcanzarán los 32 brotes productivos y, por ende, 32 ramas madres 4°. Si el rendimiento potencial es 18 t/ha, a partir del 5° año habría que ajustar la cantidad de brotes productivos a 48, y rebajar las ramas restantes de modo de renovar los pitones. Cabe señalar que la poda descrita elimina la producción de brevas al eliminar todos los ápices (donde se encuentran los frutos en estado de latencia que dan origen a las brevas).

Para producir brevas se deben dejar algunos brotes sin podar en invierno.

Requerimientos hídricos
La higuera presenta requerimientos de agua más bajos que los frutales tradicionales (80% respecto a uva de mesa). Dependiendo de la zona, un huerto adulto necesitará entre 4.500 a 7.000 m3/ha. Cabe recalcar que, a pesar de no tener requerimientos tan altos, para un buen desarrollo de los frutos, las plantas deben estar bien regadas. Por otro lado, la higuera es muy tolerante al déficit hídrico, pudiendo sobrevivir sin riego en ausencia de lluvias en verano y con precipitaciones de 80 mm en invierno, aunque sin producir higos (sólo maduran algunas brevas). Un signo evidente de que una higuera está bajo estrés hídrico es que comienza a botar sus hojas.

Cosecha y rendimientos
La producción puede comenzar al primer año, aunque, generalmente, se espera hasta el 2° o 3° año para comenzar a producir. La plena producción se alcanza entre los 5 y los 8 años, dependiendo del marco de plantación. La maduración de los frutos es prolongada y se puede extender por 2 meses o más, dependiendo de las condiciones climáticas, por lo que es necesario cosechar en varias etapas. La cosecha de brevas se realiza en diciembre, mientras que la cosecha de higos se extiende desde fines de enero a inicios de mayo. Los rendimientos que se pueden alcanzar son de 5-20 t/ha de brevas y 12-30 t/ha de higos.

La cosecha es manual y debe ser muy cuidadosa ya que los frutos son blandos y delicados. Además, la higuera desprende látex cuando las hojas, frutos o ramas presentan cortes, el cual puede causar fuertes irritaciones en la piel, por lo que se recomienda el uso de guantes. El látex también puede dañar a los frutos, por lo que luego de cosecharlos se deben sacudir suavemente. La piel del fruto es muy delicada, con pruina pero sin ceras protectoras, por lo cual se debe manipular cuidadosamente y depositar los frutos cosechados en canastos o bandejas acolchadas, en una sola capa, ya que los daños mecánicos rápidamente provocan pardeamiento, sobre todo en variedades de piel verde.

Ilustración: J.C.Florentino
Fuente: Portal Frutícola

Albatera (Alicante) concentra el 95 % de la producción nacional de la breva

Posted on

breva
La localidad alicantina celebró el inicio de la campaña con el Corte de la Breva de Albatera / Ayuntamiento de Albatera

El 95 % de la producción nacional de la breva se concentra en Albatera (Alicante), donde “su clima cálido durante todo el año y su situación geográfica hacen que este fruto y los higos sean los más precoces de España”, según ha destacado la concejala de Turismo en funciones de la localidad alicantina, Amparo Pérez.

Pérez hizo estas declaraciones durante el ‘corte simbólico de la breva’, que tuvo lugar en un campo de esta localidad el pasado 2 de junio.

Este acto marca el inicio de la temporada y ha contado como madrina con la chef del restaurante La Finca, Susi Díaz, quien ha estado acompaña por el secretario autonómico de Agricultura y Medio Ambiente, Francisco Rodríguez Mulero; la alcaldesa, Ana Serna, y el diputado provincial de Medio Ambiente, Javier Sendra, todos ellos en funciones.

Díaz, poseedora de una estrella Michelin y dos soles Repsol, ha subrayado “el lujo de estar en esta tierra rodeada de higueras, con su olor característico. Amanecer aquí son esos momentos que la vida nos regala a los cocineros para inspirarnos”, ha dicho.

“He aprendido muchas cosas en las pocas horas que llevo en Albatera, entre ellas que la breva no se corta, sino que se coge, y también que son las más ricas del mundo”, manifestó Díaz, quien ha opinado que es “misión” de las autoridades “vender lo maravillo del producto porque ellos son el puente y quienes tienen que ayudar. Si queréis que las mejores cocinas de este país sepan lo que es la breva y la pongan en valor, contáis conmigo para ello”, añadió.

Por su parte, Rodríguez Mulero explicó que están pendientes que la asociación de la breva avance en cuanto al papeleo con vistas a la tramitación de la Indicación Geográfica Protegida (IGP) para conseguir que este fruto obtenga dicha denominación. “La breva está también en otros municipios y forman parte de la entidad de esta zona”, añadió.

Para cerrar el acto del Corte de la Breva de Albatera, la alcaldesa, Ana Serna, señaló que “tal y como decía Susi Díaz, la promoción de la breva es algo fundamental y creo que vamos por el buen camino en cuanto a la promoción de nuestro producto más destacado”. La alcaldesa indicó que “recientemente se ha publicado el libro titulado El cultivo de la higuera en el campo de Albatera, de Alain Costa, y también contamos con los organizadores del Breva Rock y por supuesto las Amas de Casa que han elaborado recetas con breva que podremos degustar todos”.

Finalmente la alcaldesa informó que “este próximo fin de semana comienzan las II Jornadas Gastronómicas de la Breva donde participan distintos restaurantes y cafeterías de la localidad que han realizado elaboraciones con breva como ingrediente principal y también contaremos con la conferencia de Alain Costa el viernes 7 de junio y talleres de cocina y showcooking el sábado 8 por la mañana y por la tarde”.

Fuente: La Vanguardia