en el mundo

Cuando la higuera llegó al Perú como el “árbol de Dios”

Posted on

El higo llega al Perú en 1532, y cuenta la historia -o la leyenda- que Francisco Pizarro ordenó que cada familia, en cada casa, sembrara una higuera. Fue él mismo, con sus propias manos, quien sembró la primera higuera en Lima.

Cuando los sacerdotes católicos fundaban un convento siempre sembraban una higuera. Esta costumbre fue asimilada por los antiguos peruanos y en muchos pueblos perdidos de los Andes, y comenzaron a llamarla “El árbol de Dios”, que ahuyentaba a los malos espíritus y atraía la fortuna.

Pero los españoles no solo trajeron la higuera a América, sino que también levaron “la mascota del diablo”, el macho cabrío, que en el Perú lo llaman “Chivo”. Su carne no es muy apreciada por diferentes motivos, especialmente porque se le asocia a los personajes del infierno. Pero el hambre aprieta y es menester consumirlo.

Es entonces cuando hay que acompañarlo con los frutos del “árbol de Dios”, es decir los higos, y así nace una receta propia de los peruanos, hoy ya casi está en desuso y que se denominaba como “La carne del Diablo”. Se preparaba la carne de chivo previamente serenado, es decir, expuesto a la luz de la luna por una noche. Luego muy de mañana se adobaba con chicha de Jora macerada, ají amarillo, sal, pimienta, ajos y comino.  En una sartén con aceite caliente se sellaba la carne y después se agregaba cebolla finamente cortada. Cuando la carne estaba cocida, se agregaban los higos -el fruto del árbol de Dios- cortados horizontalmente y dejaba a fuego lento por espacio de 10 minutos. Se acompañaba de arroz blanco.

Otra receta típica del Perú: Higos cristalizados

-2 litros de agua
-2 cucharadas de bicarbonato
-30 higos
-1 ½ tazas de azúcar
-2 tazas de agua extras

En un tazón grande poner los dos litros de agua y el bicarbonato, agregar los higos y dejar en remojo 10 minutos. Escurrir.  En una olla mezclar el azúcar y el agua extra y dejar hervir, para incorporar la fruta y dejar que hierva 20 minutos. Sacar los higos del fuego y escurrir. Remojar después los higos en el jarabe y dejar hervir por 30 minutos. Al final poner los higos a secar al sol y finalmente cubrir con azúcar.

Fuente: El Viaje Culinario de Emelina
Vía: HIGOS&FIGS

Anuncios

El mercado del higo y de sus productos derivados tendrá un crecimiento exponencial al menos hasta el 2027

Posted on

Future Market Insights anuncia la publicación del informe
“Fig Ingredient Market: Global Industry Analysis and Opportunity Assessment 2017-2027”

El informe abarca un exhaustivo análisis sobre los segmentos del mercado del higo y sus productos derivados, así como de sus dinámicas, las tendencias actuales, problemas y desafíos. También expone un apartado dedicado a las tecnologías y otros que analizan las empresas involucradas y la creciente competencia, la cadena de valor y las restricciones a su comercio. Además ofrece un estudio sobre las cifras del mercado, tanto global como por países y continentes, del higo y su previsión hasta el año 2027.

El informe recopila información de primera mano, establece una evaluación cualitativa y cuantitativa por analistas de la industria, con aportaciones de expertos y profesionales de la industria en toda la cadena de valor. Proporciona un análisis en profundidad de las tendencias del mercado, los indicadores macroeconómicos y los factores que le afectan, junto con las posibilidades del mercado por segmentos. El informe también analiza las estrategias de los principales actores y los productos ofrecidos, estudiando los segmentos potenciales y de nicho, así como las regiones geográficas que muestran un crecimiento más prometedor.

Para más información: Future Market Insights
Vía: HIGOS&FIGS

La increíble historia del árbol que más ha influido en la historia de la humanidad

Posted on

CAMERA

Texto: Mike Shanahan
Ilustraciones: J.C. Florentino
Fuente: BBC Earth

Hace más de 2.000 años le cortaron una rama a un árbol importante. La orden la dio Ashoka El Grande, emperador de India, y se dice que fue bajo este mismo árbol que Buda alcanzó la iluminación. Ashoka le otorgó estatus de realeza a la rama, y la plantó en un vaso de oro sólido.

Esta historia, basada en el poema épico el Maja-vansha (“El gran linaje”), gira en torno a una especie de higuera que los científicos llaman Ficus religiosa.

Sin embargo, esta no es la única especie de ficus. Hay más de 750 tipos, y ninguna planta ha influido tanto en la imaginación en el transcurso de la historia.

Raíces aéreas
La mayoría de los ficus entierra sus raíces bajo la superficie, pero el higo estrangulador y sus similares presume de ellas mostrándolas al público.

Los higos estranguladores son plantas extraordinarias que crecen de semillas que sueltan las aves y otros animales desde lo alto de otros árboles. Desde ahí lanzan sus raíces aéreas que van haciéndose más gruesas, hasta cubrir al árbol que les ha servido de anfitrión. Algunas veces, se transforman en una suerte de mallas vivientes, con un tamaño colosal, que llegan a ahogar y matar al árbol que han invadido.

Dos países tienen higos estranguladores como parte de sus escudos de arma. Uno es Indonesia, donde el árbol simboliza la unidad dentro de la diversidad, mientras que sus raíces colgando representan las numerosas islas que componen la nación.

Y el otro es Barbados, que debe su nombre a la imagen que vio el explorador portugués Pedro a Campos, cuando su barco llegó a la isla en 1536. El marino encontró muchos higos estranguladores que crecían a lo largo de la costa, del tipo llamado Ficus citrifolia. Eran masas de raíces marrones y rojizas colgando de las ramas de los árboles, como mechones de pelo enmarañados. Por eso a Campos nombró la isla de Los Barbados (“los barbudos”).

Testigo de la historia
Sin embargo, los higos estranguladores ya habían conquistado la mente humana desde hacía mucho antes. Budistas, hinduistas y jainistas han venerado esta especie por más de dos milenios.

El mismo árbol aparece en los himnos de batalla cantados por el pueblo védico hace 3.500 años. Y 1.500 años antes apareció en los mitos y el arte de la civilización del Valle del Indo. En algunos casos se presentan en historias de ficción, folclore y ritos de fertilidad.

El más notorio es el baniano indio (Ficus benghalensis), un árbol tan grande que de lejos puede parecerse a un pequeño bosque. Se dice que un baniano en Uttar Pradesh es inmortal.

Al sur de ese país, otro ejemplar surgió donde una mujer se arrojó a la hoguera funeraria de su esposo y murió. Ese árbol, en Andhra Pradesh, puede proveer de refugio a 20.000 personas.

Alimento indispensable
Los primeros europeos que disfrutaron de la sombra de un baniano fueron Alejandro Magno y sus soldados, quienes llegaron a la India en 326 a. C.

Sus historias de este árbol pronto alcanzaron al filósofo griego Teofrasto, el fundador de la botánica moderna. Teofrasto había estado estudiando la higuera comestible, Ficus carica, y notó insectos diminutos que entraban o salían de los higos.

Pasarían más de 2.000 años antes de que los científicos se dieran cuenta que cada especie ficus tiene sus propias avispas polinizadoras. Del mismo modo, cada especie de avispa de higuera sólo puede poner sus huevos en las flores de sus higos compañeros. Esta relación comenzó hace más de 80 millones de años y ha moldeado el mundo desde entonces.

Comida todo el año
Las especies de ficus deben producir higos durante todo el año, para asegurar que sus avispas polinizadoras sobrevivan. Esta es una gran noticia para los animales que comen frutas, que de otro modo tendrían dificultades para encontrar comida durante gran parte del año.

De hecho, los higos sostienen más especies de vida silvestre que cualquier otro tipo de fruta.

Hay más de 1.200 especies que comen higos, incluyendo una décima parte de todas las aves del mundo, casi todos los murciélagos de frutas conocidos y decenas de especies de primates.

Por ello, los ecologistas opinan que si esta especie desaparece, todo lo demás colapsaría.

Los higos no solo alimentan a los animales. Para algunos, la presencia durante todo el año de higos maduros, habría ayudado a sostener a nuestros primeros antepasados. Incluso, dicen que los higos de alta energía, estarían relacionados con el desarrollo de cerebros más grandes en nuestros predecesores. También hay una teoría que sugiere que nuestras manos evolucionaron como herramientas para evaluar cuáles higos son suaves, y por lo tanto dulces y ricos en energía.

CAMERA

Domesticadas
Las especies de ficus se encuentran entre las primeras plantas domesticadas hace varios miles de años.

Los antiguos egipcios se apoderaron de una especie llamada Ficus sycomorus, cuyas avispas polinizadoras estaban extintas localmente o nunca habían llegado al lugar. Esto les impediría producir una sola higuera madura.Pero gracias a un golpe de suerte o de ingenio, los agricultores desarrollaron un método para engañar al árbol y así madurar sus higos, sacándoles un tajo con un cuchillo.

En poco tiempo, los higos eran un pilar de la agricultura egipcia. Los agricultores incluso entrenaron monos para trepar árboles y cosecharlos.

Creencias
Los faraones llevaron higos secos a sus tumbas, para alimentar sus almas durante el viaje a la otra vida. Creían que la diosa madre Hathor emergería de una higuera mítica, para darles la bienvenida al cielo.

El rey Nabucodonosor II plantó Ficus carica en los jardines colgantes de Babilonia. El rey Salomón, de Israel, los alabó con canciones. Los antiguos griegos y romanos dijeron que los higos eran un regalo del cielo.

Su atractivo quizás se deba a otro atributo crucial. Aparte de ser dulces y sabrosos, también contienen fibra, vitaminas y minerales.

Un ejemplo famoso del poder sanador de los higos aparece reseñado en la Biblia. Ezequías, rey de Judá, estaba al borde de la muerte con una plaga de furúnculos, pero logró recuperarse después que sus sirvientes aplicaron a su piel una suerte de pasta hecha con higos picados.

Los medicamentos desarrollados durante milenios en todo el trópico han utilizado no solo el fruto, sino su corteza, hojas, raíces y el látex que desprende.

Ocultando ruinas
Los árboles de higos también han ocultado ruinas de antiguas civilizaciones. Por ejemplo, las grandes ciudades de la civilización del Valle del Indo se multiplicaron entre 3300 y 1500 a.c., luego desaparecieron de la historia hasta 1827, cuando un desertor de la Compañía de las Indias Orientales, llamado Charles Masson, se topó con ellas. En ese momento, gigantescos árboles estranguladores dominaban el paisaje, y las ruinas sobresalían de misteriosos montículos.

El colapso de esta civilización se debió a una prolongada sequía, y lo mismo ocurrió con las pirámides mayas de Tikal, en Guatemala.

En Krakatoa, la vida quedó erradicada de la isla en 1883, luego de la erupción del volcán. Los higos fueron excelentes vehículos para estimular la formación de las áreas boscosas nuevamente.

Basándose en esto, los científicos están replicando este efecto a lo largo del trópico, plantando higueras para acelerar la regeneración de la selva tropical en áreas donde se han perdido árboles debido a la tala.

Contra el cambio climático
La capacidad de las higueras para regenerar la vegetación, no es el único elemento que le permite combatir el cambio climático.

En el noreste de India, la gente estimula a las raíces de los higos para que crucen los ríos, y así formar puentes naturales para cuando llegan las temporadas de crecidas, las cuales suelen cobrar vidas.

En Etiopía, los higuerones están ayudando a los agricultores a adaptarse a la sequía, proporcionando sombra vital a los cultivos y forraje para las cabras.

Estos dos enfoques también pueden aplicarse en otros lugares donde se experimentan condiciones extremas.

La larga historia de 80 millones de años de las higueras, es un recordatorio de que nosotros somos lo que llegamos de últimos a poblar la Tierra.

Sin duda, nuestro futuro estará más seguro si incluimos estos árboles en nuestros planes.

Vía: HIGOS&FIGS

Ranking oficial de los 25 principales países productores de higos del mundo

Posted on

higos-mundo

Los 25 principales países productores de higos en 2014 (último año con datos disponibles)
Fuente: FAO (FOOD AND AGRICULTURE ORGANIZATION OF THE UNITED NATIONS)

TOP 25

01 Turquía 300282 tn
02 Egipto 176105 tn
03 Argelia 128620 tn
04 Marruecos 126554 tn
05 Irán 72672 tn
06 Siria 35301 tn
07 Estados Unidos de América 30300 tn
08 España 28896 tn
09 Brasil 28053 tn
10 Túnez 27000 tn

11 Albania 19350 tn
12 Portugal 14728 tn
13 Japón 14359 tn
14 India 13802 tn
15 China 12853 tn
16 Libia 10874 tn
17 Italia 10788 tn
18 Grecia 10160 tn
19 Iraq 9457 tn
20 Azerbaiyán 9373 tn
21 Afganistán 6100 tn
22 México 6083 tn
23 Yemen 5486 tn
24 Líbano 4829 tn
25 Montenegro 4178 tn

Fuente: HIGOS&FIGS

Dioses y avispas. Una historia de las higueras

Posted on

gods-wasps-and-stranglers

Mike Shanahan, escritor y doctor en ecología, periodista preocupado por lo que la gente piensa acerca de la naturaleza y nuestro lugar en ella, y que también ha formado parte de las comisiones de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, ha publicado un apasionante libro en el que cuenta la historia de la higuera, ese árbol con tantas resonancias mitológicas, a lo largo de la historia de la humanidad.

Gods, Wasps and Stranglers: The Secret History and Redemptive Future of Fig Trees, Chelsea Green Publishing (2016), es un relato acerca de las higueras en la historia, haciendo especial hincapié en su larga relación con los humanos. Shanahan aporta la experiencia de décadas de trabajo de campo ecológico y un chispeante entusiasmo a un tema claramente cercano a su corazón. Contagia a sus lectores su entusiasmo por las higueras y lo que representan.

La higuera aparece en todas las historias de los orígenes de las culturas de todo el mundo. Las higueras han proporcionado alimento, refugio, medicamentos y materiales a los seres humanos desde que existen como tales. Los higos nos han acompañado desde hace casi 80 millones de años. Las higueras alimentaban a nuestros antepasados prehumanos, han influenciado diversas culturas y desempeñaron papeles clave en los albores de la civilización. Aparecen siempre en cada religión principal, ya sea junto a Adán y Eva, Krishna y Buda, o Jesús y Mahoma.

Estos árboles intrigaron a Aristóteles y sorprendieron a Alejandro Magno. Fueron fundamentales en la lucha de Kenia por la independencia y ayudaron a restaurar la vida después de la catastrófica erupción de Krakatoa. Los faraones de Egipto esperaban encontrarse con árboles de higuera en la otra vida y la reina Isabel II estaba durmiendo bajo una de ellas cuando subió al trono.

Además, debido a sus contribuciones como especie clave en los ecosistemas de todo el mundo, los higos han ayudado en los esfuerzos de reforestación y la mitigación del cambio climático. Han contribuido a la teoría de la evolución, el nacimiento de la agricultura y posiblemente el desarrollo humano de los pulgares oponibles. De esta manera, las higueras han afectado a la humanidad en formas profundas pero poco conocidas.

La historia de la higuera es inseparable de la de las avispas, numerosas especies de insectos pequeños que han evolucionado para emparejarse respectivamente en simbiosis con especies individuales de higo. Gracias a este acuerdo, los higos sostienen más especies de aves y mamíferos que cualquier otro árbol, haciéndolos vitales para las selvas tropicales. En un tiempo de caída de los árboles y el aumento de las temperaturas, su historia ofrece esperanza.

Mitología, biología y esperanza para el futuro se combinan en esta historia de la familia de las higueras, con su profunda relevancia ecológica. Una alegre historia mundial de celebración de la higuera y su benéfico impacto ecológico. Mike Shanahan ha escrito un apasionante libro: una historia sobre la relación de la humanidad con la naturaleza. La historia de las higueras se remonta a decenas de millones de años, pero, asegura el autor, es tan relevante para nuestro futuro como para nuestro pasado.

Gods, Wasps and Stranglers: The Secret History and Redemptive Future of Fig Trees
Mike Shanahan
Chelsea Green Publishing (2016)

Chelsea Green Publishing
Amazon

Vía: HIGOS&FIGS

Higos en almíbar, un postre típico venezolano

Posted on Actualizado enn

higos-en-almibar

La repostería venezolana es casi totalmente colonial, de origen criollo, porque los antiguos venezolanos no conocían el azúcar, preferían los sabores salados. Conocían la miel de abejas, pero no mostraron mucho interés en ella.

Sin embargo, se empezaron a elaborar dulces en tiempos de la colonia, aprovechando la producción de caña de azúcar en el país.  A su vez, se incorporaron y utilizaron productos venezolanos para la preparación de  postres, tales como la harina de maíz, para sustituir la harina de trigo, y  la inclusión de variedad de frutas locales de temporada.

Hablando del dulce de higo, existen diferentes recetas para satisfacer los diversos gustos y son infinitas las preparaciones para elaborarlo, para  lo que se utiliza azúcar o panela para endulzar. Se incorporan a su vez, distintas especias para perfumar como: canela, anís, pimienta gorda, clavo de olor, naranja o  vainilla entre otros.

Si se prepara con azúcar, una receta sencilla es calcular el mismo peso de los higos para agregar el mismo peso en azúcar a la miel.

Preparación:

-Haga una incisión o corte en forma de cruz en la base del higo. Ponga los higos en un recipiente con agua que los cubra y déjelos durante un día. Cuele los higos y póngalos en una olla y agregue 8 tazas de agua. Añada una pizca de bicarbonato y haga hervir el agua con los higos, cocínelos durante 15 a 20 minutos o hasta que suavicen.

-Deje los higos en el agua en el que se cocinaron durante otro día entero. Al día siguiente cierna el agua y escurra cada higo hasta sacarle la mayor cantidad de agua. Procure hacerlo suavemente para no deshacerlos. Ponga la panela o papelón y las especias en una olla lo suficientemente grande para que no queden amontonados. Añada  6 tazas de agua y cocínela a fuego lento hasta que la panela o papelón este completamente disuelta y se empiece a convertir en miel.

-Añada los higos y siga cocinando a fuego lento hasta que la miel esté espesa, aproximadamente unas 2 a 3 horas. Una vez que enfríen, sirva los higos. Si prefiere coloque un poco de queso blanco para experimentar un delicioso contraste de sabores.

*La panela es el jugo que obtenemos a partir de la caña de azúcar, cristalizado sólo por medio de la evaporación. No sufre ningún tipo de proceso de refinamiento ni proceso químico, de forma que la panela es el azúcar más puro, y por ello mismo, el más rico en vitaminas y minerales. Es el auténtico azúcar integral de caña.

Fuente: Correio de Venezuela
Vía: HIGOS&FIGS

Ranking oficial de los principales países productores de higos del mundo

Posted on

Los 42 principales países productores de higos en 2013 (último año con datos disponibles)

higos-2013

Top 10
01 Turquía 298.914 tn
02 Egipto 153.089 tn
03 Argelia 117.100 tn
04 Marruecos 101.989 tn
05 Irán 78.392 tn
06 Siria 46.446 tn
07 España 30.400 tn
08 Brasil 28.253 tn
09 EE.UU. 26.212 tn
10 Afganistán 24.000 tn

11 Túnez 23.500 tn
12 India 19.000 tn
13 Portugal 17.581 tn
14 Albania 16.914 tn
15 Japón 14.804
16 China 12.100 tn
17 Italia 11.520 tn
18 Líbano 10.215 tn
19 Iraq 9.867 tn
20 Libia 9.577 tn
21 Azerbaiyán 9.362 tn
22 Grecia 8.700 tn
23 México 5.255 tn
24 Yemen 4.900 tn
25 Montenegro 4.000 tn
26 Francia 3.214 tn
27 Chipre 3.201 tn
28 Perú 3.077 tn
29 Israel 2.725 tn
30 Uzbekistán 2.700 tn
31 Colombia 2.163 tn
32 Sudáfrica 1.900 tn
33 Croacia 1.603 tn
34 Bolivia 1.538 tn
35 Tayikistán 1.200 tn
36 Bosnia-Herzegovina 958 tn
37 Jordania 927 tn
38 Argentina 860 tn
39 Emiratos Árabes Unidos 840 tn
40 Armenia 800 tn
41 Macedonia 708 tn
42 Pakistán 494 tn

Fuente: FAO (FOOD AND AGRICULTURE ORGANIZATION OF THE UNITED NATIONS)