Juan Jesús Collado (Ecoficus): “El uso de redes puede evitar o reducir serios problemas con la lluvia o con los estorninos en la calidad de la cosecha de higos”

Posted on

Entrevista con
Juan Jesús Collado
Gerente de Ecoficus

Ecoficus, ubicada en Casar de Cáceres y con higuerales propios en Almoharín, fue pionera en la región en el cultivo y comercialización en ecológico. Ahora, de la mano de su gerente, Juan Jesús Collado, sigue innovando en un cultivo del que Extremadura es líder en extensión y volumen de producción.

Ecoficus fue pionera en Extremadura en la producción de higos en ecológico ¿Disponer de vuestra propia producción garantiza la mejor calidad para vuestra comercialialización?

Los higos secos  en general tienen una elaboración complicada y poco conocida, pues hasta ahora ha sido un cultivo muy comarcal, todavía más si es ecológico, donde por normativa tiene más limitaciones tanto para cultivarlos como elaborarlos. A falta de bibliografía y estudios técnicos sobre esta materia, en Ecoficus tenemos una larga experiencia de muchos años como cultivadores y como elaboradores y es en esa experiencia donde nos basamos para intentar corregir y mejorar las prácticas de cultivo de este frutal.

El tener producción propia nos supone disponer de una materia prima que se adapte mejor a los requisitos de calidad que nuestro mercado exige, sobre todo teniendo en cuenta que una  parte importante de nuestras ventas tiene como destino Europa, uno de los mercados más exigentes del mundo en calidad, así como en sanidad alimentaria. Indudablemente que seguiremos comprando la producción de otros agricultores ecológicos porque en el mejor de los casos lo que podemos producir no va suponer más del 20% de nuestras necesidades, pero con nuestros ensayos e innovaciones queremos ser un referente para los agricultores a la hora de cultivar

Habéis comenzado esta campaña con un ensayo en el higueral utilizando redes que cubren las higueras ¿cuál ha sido la experiencia y qué mejora en la calidad global de higos buenos y no picados habéis conseguido? 

Cualquiera que haya estado en Almoharín y su comarca durante la recolección de los higos habrá podido observar cómo en muchas calles había lonas o esteras en el suelo llenas de higos secos puestos a secar. Este hecho lo que indica es que la lluvia es un grave problema para este cultivo y no nos referimos a lluvias torrenciales o a granizadas, sino a una simple tormenta, la cual puede trastocar totalmente la recolección afectando tanto a la cantidad como a la calidad de la misma… Esto sin tener en cuenta el trabajo tan penoso que supone lavar los higos para salvar parte de lo que se ha mojado.

Esta espada de Damocles que tienen los agricultores sobre su cabeza desde que inician la recolección hasta que la terminan, se puede evitar simplemente poniendo redes caladas con agujeros en el suelo, e igual que es frecuente que caiga alguna tormenta durante el verano, el mismo día o poco tiempo después es frecuente que el sol vuelva a brillar…. Los higos que se encuentren en las redes se secarán perfectamente sin haber sufrido daño alguno

¿La maduración de los higos con las redes es diferente?

El higo calabacita es un fruto que en nuestras latitudes no requiere de una deshidratación artificial, si no que es un proceso totalmente natural que se desarrolla parte en el árbol y parte en el suelo debido a las altas temperaturas en nuestra región durante el verano, la piel tan fina, el pequeño tamaño de la variedad y sobre todo el porcentaje tan bajo de humedad que existe en el ambiente durante la época de recolección.

Ahora bien las redes lo que hacen es que por un lado aceleran el proceso y por otro permiten que no estén en contacto con el suelo (origen de posible contaminación), al estar la red perforada de agujeros permite que les dé el aire por todos sus lados.

Desde el Cicytex también se llevan varias campañas ensayando con redes pero para su recolección, por encima del suelo con una anclajes metálicos, para evitar daños en el fruto ¿Lo consideráis viable en el futuro o la inversión necesaria es muy alta?

Cicytex nos sirve como referencia del camino a seguir, pero luego somos las empresas particulares, con la colaboración de las casas proveedoras, las que tenemos que ir dando forma, poco a poco hasta lograr el sistema más manejable y viable económicamente.

Además de lo dicho nos gustaría resaltar que el uso de las redes hay que verlas también desde otro enfoque distinto pues no sólo sirven para paliar o resolver los problemas que acabamos de mencionar. También hay unos tipos de redes que supondrían una solución medioambiental para resolver otro de los principales problemas que el sector tiene todos los años y que no es otro que el ataque que sufrimos de bandadas de estorninos que merman considerablemente la producción.

La administración hasta ahora ha dado permisos para ahuyentarlos con escopetas, pero este año nos hemos encontrado con la sorpresa de que la competencia de los permisos ha recaído en la Consejería para la Transición Ecológica y ésta los ha anulado en la práctica, con las consiguientes pérdidas para los agricultores, las cuales no sabemos la responsabilidad que de las mismas corresponde a la administración ante la falta de alternativas que ha ofrecido.

Ecoficus como plantación ecológica está en contra de utilizar métodos violentos, como son las armas de fuego,  y además socialmente no está bien visto, pero somos realistas y conscientes de que la implantación de las redes antipájaros tienen un elevado coste para los agricultores.

La transición ecológica es muy necesaria y urgente pero hay que poner en manos de los agricultores y las pequeñas empresas recursos financieros subvencionados para poderla llevar a cabo, como están haciendo en otros países europeos.

Pensamos que es la hora de que nuestros políticos dejen de hacer tanta demagogia hablándonos un día sí y otro también de economía circular,  energías renovables etc, etc, palabras que se quedan huecas y no conducen a nada si no las acompañan de los ayudas necesarias. La transición ecológica nos incumbe a todos y todos tenemos que arrimar el hombro.

Llega a los mercados europeos la nueva cosecha de mini-figs españoles

Posted on

Es un higo pequeño pero con gran sabor

Los primeros mini-figs españoles de la nueva cosecha llegaron a Tovano en Maasdijk esta semana pasada. “Puede que no sea el artículo más grande de nuestro surtido, pero los conocedores siempre saben apreciar esta especialidad. A los especialistas y a los comerciantes callejeros en particular les gusta llevarse algunas cajas. Las vacaciones han terminado y entonces pueden ofrecer a sus clientes algo nuevo”, dice Richard Strijbis.

“Es un higo pequeño, de gran sabor y a un precio atractivo. Los higos españoles son un poco más tempranos que los turcos y es realmente un higo diferente”, continúa Richard. “Es un verdadero higo de aperitivo con un poco de harina de arroz. Llevamos estos mini-figs españoles hasta febrero, pero tradicionalmente las ventas son mayores en las primeras semanas de la temporada.”

Los precios son ligeramente más altos que el año pasado, pero según el comerciante de frutas tropicales, los mini-figs siguen siendo asequibles. “Es un verdadero comercio de cajas y muchos clientes se llevan unas cuantas cajas con ellos. Debido a que están empaquetados por 5 kg, no tienes que comprar grandes cantidades inmediatamente.”

Fuente: Fresh Plaza

Las cinco variedades de higos frescos más comunes de California

Posted on

La temporada de higos está en plena eclosión. Llegaron a California gracias a los misioneros españoles y portugueses, extendiéndose desde San Diego hasta la costa de Santa Clara, Ventura y Sonoma. Como resultado, el 100 por ciento de los higos secos y el 98 por ciento de los higos frescos que se cultivan en los EE.UU. se producen en la soleada California.

La producción de higos es un proceso que dura todo el año, aunque la mayor parte de la actividad en los huertos comienza en mayo, cuando el fruto aparece en el árbol, y continúa hasta octubre. Prosperan en el calor del verano con cinco tipos frescos y dos secos especializados aquí en California.

Las cinco variedades frescas más comunes que se encuentran en California son:

Mission – Piel púrpura y negra con un profundo sabor a tierra. Disponible desde mediados de mayo hasta noviembre.

Brown Turkey – Piel de color púrpura claro a negro con un sabor robusto. Disponible de mediados de mayo a noviembre.

Kadota – Piel cremosa de ámbar con un sabor ligero. Disponible desde mediados de junio hasta octubre.

Sierra – Piel de color claro con un sabor fresco y dulce. Disponible de junio a noviembre.

Tiger – Color amarillo claro con rayas verdes oscuras únicas y una fruta interior rojo-púrpura brillante con sabor a frutas, frambuesas y cítricos. Disponible desde mediados de julio hasta noviembre.

Los dos tipos de higos secos son el Mission (mismo sabor que el perfil de los higos frescos del Mission) y el Golden, un higo de piel de color amarillo pálido a dorado con un sabor mantecoso y caramelo. Estas sabrosas variedades secas están disponibles durante todo el año.

Funcionando como una potencia nutricional, los higos están llenos de antioxidantes, una excelente fuente de fibra dietética (que le proporciona el 20 por ciento del valor diario recomendado), y minerales esenciales como el potasio, el calcio y el hierro. Los higos también son libres de gluten y de productos lácteos, con variedades frescas que duran entre 5 y 7 días o siempre puedes congelarlos para más tarde (hasta seis meses).

Además de la nutrición, los higos frescos añaden un hermoso color a tus platos y un delicioso sabor gracias a la sutil dulzura y la textura con semillas de la fruta.

Texto: Brenda Acuna
Fuente: LAs The Place

Cómo conservar los higos frescos en casa para que aguanten varios días sin estropearse

Posted on

Texto: Liliana Fuchs
Fuente: Directo al Paladar
Foto: Rezel Apacionado

Los higos y las brevas son de las pocas frutas que todavía siguen más fieles a su temporada tradicional, debido, en gran medida, a la dificultad de lograr un almacenamiento poscosecha satisfactorio. Son frutos extremadamente delicados que exigen una manipulación cuidadosa para no echarlos a perder, y eso implica consumirlos pronto. Sin embargo, podemos aplicar algunos trucos para alargar su conservación en casa antes de que se estropeen.

Un higo fresco en buen estado puede permanecer a temperatura ambiente, en un lugar fresco, aireado y lejos de la luz solar, durante uno o dos días sin perder calidad. Pero si hace demasiado calor o no vamos a consumirlo rápidamente, lo mejor es recurrir al frío de la nevera, y cuanto antes mejor. Ahora bien, hay que tener en cuenta algunas claves para que no se echen a perder.

Porqué se estropean tan rápidamente
Los higos y las brevas son frutas tan peculiares y diferentes a otras más comunes, como la manzana, por su propia naturaleza. Gastronómicamente las clasificamos como frutas, pero realmente son infrutescencias, una especie de base floral hinchada que envuelve las flores, que son las diminutas semillas del interior. El higo, por tanto, es una estructura llamada sicono, con una apertura en su base por la que se produce la polinización.

Su piel es fina y apenas protege la pulpa, carnosa, con una textura también única, como una especie de tejido de membranas. Al madurar y volverse comestible, el higo se hincha cada vez más, la carne se torna blanda y jugosa, y la piel se abre en grietas cada vez de mayor tamaño.

Como todas las frutas, cuanto más maduro se recolecta el higo, más tierno, jugoso, aromático y dulce será, pero también más frágil. Su piel tan fina y su alto contenido en agua, más del 80%, acentúan aún más su carácter delicado, muy sensible a cualquier golpe o daño físico.

Los seres humanos no somos los únicos que esperamos con emoción la temporada del higo fresco; insectos y aves de todo tipo acuden a las higueras cuando más aprieta el calor para beneficiarse de los nutritivos frutos. Los ejemplares picados o con visitantes dificultarán todavía más su conservación en casa.

Disfrutar los higos en casa supone todo un reto que nos devuelve un poco a la realidad de las complejas vicisitudes de la vida campestre.

Cómo conservarlos correctamente en casa
El primer punto importante para alargar al máximo la conservación de los higos es adquirirlos en su punto óptimo y en las mejores condiciones posibles. Si los vamos a comprar, hay que procurar que sean muy frescos -comprobando la fecha de recolección y/o envasado-, bien almacenados en el comercio y daños visibles.

Deberán estar ya maduros, puesto que no madurarán más una vez recolectados, ligeramente blandos pero no en exceso, con la piel ligeramente abierta y conservando, a ser posible, parte del pedúnculo. Conviene revisar el envase con detalle también por abajo, para comprobar que no hay acumulación de agua o jugos, y que los higos no están dañados con golpes o moho.

Si tenemos la oportunidad de recolectarlos nosotros mismos, las recomendaciones son las mismas. Hay que superar la tentación de coger los higos demasiado pronto -repetimos: no van a madurar más fuera del árbol-, buscando siempre esas características marcas en la piel como indicativo, escogiendo mejor las que aún sean muy pequeñas. Podemos tocarlos suavemente para comprobar la textura antes de cortarlos o arrancarlos, siempre con mucho cuidado.

Puede que salga algún pequeño insecto, molesto por la interrupción; no pasa absolutamente nada si el higo está en buenas condiciones. Cuidado con el líquido lechoso que a veces se desprende de la rama, puede irritar la piel. Lo mejor es limpiarlo con papel de cocina.

Como ocurre con las bayas o las cerezas, se debe evitar todo contacto con el agua, pues la humedad solo aceleraría el deterioro. Los higos se lavan solo en el momento en el que se van a utilizar o consumir, nunca antes. Lo que sí necesitan es frío; hay que guardarlos en la nevera. ¿Cómo hacerlo?

Huevera de cartón
Las clásicas hueveras de cartón reciclado que tantas manualidades han inspirado a niños -y no tan niños- pueden tener otra nueva vida. El material poroso y suave, junto con las formas de las cavidades para los huevos, son ideales para albergar los higos.

Tan solo hay que colocar un fruto por hueco, con la punta hacia arriba, y cerrarla con su tapa solo en el caso de que no toque los higos. Hay que comprobar que la huevera está limpia, sin restos de huevo roto o plumas, y colocarla en la parte menos fría de la nevera, pero lejos de la puerta, para no producir constantes choques térmicos al abrirla.

Papel de cocina y recipiente hermético
Este sistema es más apropiado si hemos adquirido una buena cantidad de frutos o no tenemos hueveras a mano. Seleccionaremos un recipiente estilo táper, de vidrio o plástico de calidad, de paredes no muy bajas y con el tamaño adecuado para albergar todos los higos sin apretujarlos entre sí.

Hay que forrar el fondo del recipiente con dos capas de papel de cocina, llenando todo el espacio. Después se colocan encima los higos, con la punta hacia arriba, sin amontonarlos y dejando cierto espacio entre ellos, para que respiren. A continuación se cubren con otras dos o tres capas de papel, remetiendo los bordes en las paredes el recipiente, siempre sin aplastarlos.

Se puede guardar así en la nevera o tapar con la tapadera del recipiente, si la tuviera y si no ejerce presión sobre los higos. Es preferible colocarlo en la zona menos fría del frigorífico, y lejos de alimentos que puedan emitir olores fuertes.

Dependiendo del nivel de maduración de los frutos, podremos conservarlos hasta más de una semana en perfecto estado. Aún así, es aconsejable ir consumiéndolos poco a poco, priorizando siempre los más maduros o con algún pequeño desperfecto. Si hemos optado por el método del papel, conviene cambiarlo cuando se perciba humedad.

Mercadona prevé comprar 850 toneladas de higos de origen nacional para la campaña de 2020, un 30% más que en 2019

Posted on

La compañía apuesta por higos de origen nacional cultivados en la Comunidad Valenciana, Cataluña, Castilla y León y Canarias

higos-en-campo

Mercadona compró aproximadamente 650 toneladas de higos frescos en 2019

La apuesta de Mercadona, compañía de supermercados físicos y de venta online, por los productos frescos y, concretamente, por la fruta y verdura de proximidad, hace que la compañía tenga previsto comprar aproximadamente 850 toneladas de higos de origen nacional durante la campaña de 2020, cifra que representa un 30% más que en 2019, año en que la compañía adquirió aproximadamente 650 toneladas.

Para abastecer de higo nacional, rico en fibra y en minerales esenciales, a la sección de Fruta y Verdura de las más de 1.600 tiendas durante los meses de julio y agosto, momento en que se produce la campaña, la compañía colabora con 10 proveedores locales, cuyos campos se ubican en la Comunidad Valenciana, Catalunya, Castilla y León y Canarias.

En 2019 las compras de Mercadona en España alcanzaron un valor superior a los 19.970 millones de euros. Gracias a los acuerdos comerciales de la compañía con el sector primario, Mercadona colabora con 9.500 agricultores, 12.000 pescadores y 6.700 ganaderos. Además, la compañía apoya la iniciativa del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación “Frutas y Verduras de temporada”.

Asimismo, Mercadona defiende las prácticas comerciales justas y desde hace años está adherida al Código de Buenas Prácticas Mercantiles en la Contratación Alimentaria. Este acuerdo voluntario, que supone un nuevo paso en la promoción de prácticas comerciales justas, se enmarca en la Ley de Medidas para Mejorar el Funcionamiento de la Cadena Alimentaria y está impulsado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) en colaboración con distintas asociaciones de toda la cadena agroalimentaria nacional.

Brown Turkey, un suntuoso bocado

Posted on

brown-turkey-fig

Los higos de la variedad Brown Turkey son los más cultivados en el mundo, por una buena razón. Tienen una piel rojiza-púrpura negra con un verde pálido en el extremo del tallo. La suave y dulce carne es del color del vino rosado, con semillas comestibles de color ámbar claro en su interior. El sabor general de un Brown Turkey maduro es suave, con notas de avellanas y pastelería francesa. Comparado con el sabor masticable y rico de un higo de la variedad Black Mission, es un sabor más flotante, exquisito, suave y suntuoso.

Los higos de primera cosecha – llamada cosecha breva- tienen cada uno aproximadamente el doble del tamaño de la Black Mission, no sólo porque son naturalmente más grandes, sino también porque las raíces del árbol han tenido acceso a más agua de la última temporada que las raíces tendrán en los suelos secos de finales de verano y principios de otoño, cuando la cosecha principal está más concentrada, es más dulce y ligeramente más pequeña.

El higo en forma de pera es funcionalmente un receptáculo con un pequeño agujero en el extremo. Miles de pequeñas flores se forman en las paredes internas del receptáculo. Estas flores son seguidas por pequeñas drupas, o trozos de carne de higo dulce, cada una de las cuales encierra una minúscula semilla. La mayoría de los higos, incluyendo el Brown Turkey, no requieren polinización para formar frutos.

El higo es nativo de Asia occidental y la región mediterránea oriental, donde ha sido una fuente de alimento durante al menos 11.000 años. Su cultivo se remonta a más de 4.500 años, casi hasta los albores de la agricultura. De hecho, los arqueólogos dicen que probablemente fue la primera planta cultivada. ¿Y por qué no? Cuando se seca, los frutos se mantienen todo el año sin refrigeración. Esos primeros agricultores habrían estado locos si no hubieran plantado un higo en su patio, como muchos de los que viven en los climas mediterráneos de todo el mundo lo hacen hoy en día.

Los higos llegaron a Norteamérica con los exploradores españoles a mediados del siglo XVI. La variedad de la Black Mission llegó a California en 1769 cuando los misioneros franciscanos establecieron la primera misión en San Diego. Originalmente, era de las Islas Baleares en el Mediterráneo, frente a la costa de España.

A pesar de su nombre, la variedad Brown Turkey se crió originalmente en Provenza (Francia), una de las miles de variedades de higo desarrolladas en todo el mundo.

Si puedes encontrar Brown Turkey frescos, la mejor manera de comerlos es sin duda alguna así, sin más. Tienen afinidad con la lavanda y el romero; pueden servirse o cocinarse con sabores de naranja y limón; armonizan con la miel y el caramelo; hacen una gran combinación con melocotones, peras y frambuesas y casan bien con el vino de Oporto.

Los higos maridan con alimentos salados, como el prosciutto y la panceta – una tradición italiana que puede remontarse a la antigua Roma, cuando los romanos usaban higos en sus platos salados. Las carnes dulces como el cerdo y el pato pueden ser cocinadas con higos frescos para aumentar su dulzura. También puedes usar higos frescos en ensaladas de frutas, con frambuesas, arándanos, cubos de melón y plátanos, todo con un toque de jugo de naranja.

Texto: Jeff Cox
Fuente: The Press Democrat

Cultivo de la higuera a vista de vivero

Posted on

hernandorena

En Viveros Hernandorena nos dedicamos a la producción de frutales para el sector agrícola; fruta de hueso, almendro, granado, kaki, membrillo e higuera.

En las últimas décadas, centros de investigación tales como el CITYCEX y el IVIA (ELCHE), han realizado un buen trabajo de selección, caracterización varietal mediante marcadores moleculares tipo microsatélites, conservación varietal y clonal, obtención de nuevas variedades y mejora de técnicas de cultivo lo que ha supuesto un aumento en la profesionalización de la especie para el sector agrícola profesional generando nuevas oportunidades para muchos proyectos agrícolas.

Recientemente se ha introducido en los lineales para el consumo en fresco bien trabajado, lo que ha hecho crecer exponencialmente la demanda de higos. Estos últimos años, como vivero hemos notado un incremento de la compra de plantas (Tabla 1), por ello hemos aumentado nuestras producciones de planta de higuera para satisfacer la demanda de los clientes.

Tabla 1. Ventas de higuera en unidades por campañas

tabla

Planta de calidad
Nuestro objetivo es mantenernos en producciones anuales que oscilen entre 20.000-30000 plantas según años y proyectos, posicionándonos en el mercado con una planta de calidad.

Actualmente contamos con dos campos de planta madre, uno de material vegetal con calidad sanitaria inicial de higuera procedente del banco de germoplasma de CITYCEX, y otro de material calidad CAC procedente de del IVIA y una prospección particular de variedades de Mallorca. Los dos campos están separados con la distancia de seguridad suficiente según marca la normativa para mantener su calidad sanitaria.

HERNANDORENA CAMPO

Disponemos en planta madre un total de 23 variedades. En nuestra página web pueden ver las diferentes variedades que solemos multiplicar ver aquí:

http://www.hernandorena.com/productos/especies-y-variedades/higuera/

Durante la primavera, multiplicamos la planta de higuera mediante estaquilla y se plantan directamente en alveolos con paperpot, lo que mejora el sistema radicular evitando enrollamientos y facilita el repicado de la planta para el trasplante a un formato mayor. La planta se comercializa en contenedor C14 de 1.5 litros, es una maceta especialmente diseñada para el correcto desarrollo radicular, con unas estrías interiores que evitan el enrollamiento de las raíces y un fondo de rejilla para mejorar el drenaje y evitar los encharcamientos.  La planta se presenta con un tutor de 90 cm para guiar la planta recta desde el inicio. A partir de septiembre se puede servir la planta terminada con una altura de 80-120cm.

La planta de maceta tiene la ventaja de poder plantarse a campo durante la época del año que más le interese a cada cliente.

Viveros Hernandorena
Camí de les Coves, s/n (AC 178)
46291 Benimodo (Valencia)
Tel. 96 253 26 81
info@hernandorena.com
www.hernandorena.com

HERNADOREA TRANSPLANTE HIGEIRAS

Fruta deshidratada, alternativa saludable a los dulces ultraprocesados

Posted on

Alternativa sana como snack, su consumo se ha puesto de moda durante el confinamiento

higos-secos

Los dátiles, los higos secos y las uvas pasas son las frutas secas más antiguas que se conocen

El consumo de frutas deshidratada está de moda. Su uso se ha extendido especialmente durante el confinamiento, ya no sólo se consumen puntualmente como topping de ensaladas, sino que muchas personas las usan como snack deportivo o como sustituto de la fruta fresca.

Junto a los frutos secos, la fruta deshidratada tiene grandes beneficios para la salud gracias a sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias o a su alto contenido en fibra y fenoles, entre otros, que previene de enfermedades cardiovasculares, enfermedades crónicas o cáncer. Todas estas bondades, además de su capacidad saciante, convierten este producto en una alternativa sana como tentempié frente a los dulces ultraprocesados cuya ingesta, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), está relacionada con un impacto negativo sobre el peso y la salud, debido a su alto nivel de azúcares simples y su baja densidad nutricional.

Los azúcares que encontramos en las frutas deshidratadas están en ellas de manera natural y tienen vitaminas, minerales o fibra. En cambio, si nos fijamos en los dulces ultra procesados su azúcar es añadido, lo que no tiene ningún nutriente de interés y aporta “calorías vacías” que inyectan glucosa al torrente sanguíneo elevando el riesgo de sufrir enfermedades como la obesidad, diabetes o enfermedades cardiovasculares.

La deshidratación viene realizándose desde tiempos antiguos con el fin de conservar los productos. Tradicionalmente este proceso se basaba en dejar la fruta fresca en secaderos al sol. Aunque es una práctica que aún se realiza en algunas regiones españolas, lo habitual es que el proceso se realice mediante túneles de aire caliente para controlar la humedad y disminuir el riesgo de contaminación durante el secado.

Malen Dobarro, responsable de I+D+i de Calconut, empresa líder en el sector de los frutos secos y fruta deshidratada como orejones de albaricoque, higos secos o uvas pasas, destaca que “en el proceso de secado se evapora el agua exterior de la fruta y el interior migra por capilaridad hacia el exterior, alargando la vida útil del alimento, reduciendo su tamaño y peso”. Si bien todas las frutas pueden someterse a este proceso, según Dobarro “el albaricoque, la uva o el higo quedan muy bien, en comparación con otras más fibrosas como las naranjas o las mandarinas”.

Mitos y realidades en torno a las frutas deshidratadas

Las frutas deshidratadas tienen menos calidad que las naturales”: esta creencia es falsa, ya que numerosos estudios científicos han demostrado que la calidad no se pierde al deshidratar la fruta.

“Se conservan mejor que las naturales”: al contrario que la fruta en su estado natural, la deshidratada aguanta hasta varios meses en condiciones óptimas de almacenamiento gracias a su ausencia de agua.

La fruta deshidratada engorda más”: la deshidratación se hace eliminando parte del agua de la fruta, por lo que las calorías de cada pieza de fruta no se alteran, concluyendo que esta acusación es falsa. Lo que puede llevar a esta confusión es que el mismo peso de fruta deshidratada que de fruta en su estado natural tiene más calorías porque son muchas más piezas de fruta las que se necesitan para hacer una equivalencia en peso. Por ello, se recomienda consumir la misma cantidad de fruta desecada que la que se debe tomar en su versión fresca.

No son buenas para los niños”: esta idea es falsa ya que los azúcares presentes en las frutas deshidratadas son azúcares naturales y aportan muchos nutrientes.

Las frutas deshidratadas tienen un bajo índice glucémico”: verdadero. Según la INC (International Nut & Dried Fruit Council), su bajo índice glucémico hace que sean una excelente opción dulce para los diabéticos, ya que mejoran el control de la glucosa en sangre y ayuda a reducir el riesgo de desarrollo de diabetes tipo 2.

Fuente: Diario Alicante

Este verano Roger & Gallet ha preparado una edición limitada de su emblemática fragancia de Fleur de Figuier

Posted on

Fleur de Figuier2

Para este verano, la compañía francesa Roger & Gallet ha preparado una edición limitada de uno de sus best sellers de la casa en nuevos envases de colores de amanecer y atardecer con un brillo que deja un resplandor dorado en la piel.

La famosa fragancia de Fleur de Figuier tiene una composición verdaderamente excepcional, brillante, aromática y magistralmente matizada, centrada en el higo como ingrediente principale.

El perfumista Francis Kurkdjian diseñó Fleur de Figuier como una fragancia brillante del Mediterráneo y la Côte d’Azur que toma la flor de higuera como tema central. Los jardines entre Cannes y San Rafael en el sur de Francia sirvieron de inspiración para esta fragancia. Están situados en la zona montañosa costera de Massif de l’Esterel. Es un aroma irresistible lleno de hojas, ramitas, leche y dulzura de los higos – se mezcla con el aire de la montaña y los aromas del mar, creando una composición irresistible inspirada en la naturaleza.

Fleur de Figuier Edition Or se ofrece esta vez en una versión con un brillo dorado en el líquido, y la composición de la fragancia incluye cítricos (mandarina y toronja,) comino, hoja de higo, la fruta y el néctar, junto con el cedro y el almizcle, que dejan una marca cálida y satinada en la piel.

Texto: Sandra Raičević Petrović
Fuente: Fragántica

Fleur de Figuier1

Receta de Higos al vino tinto

Posted on

Higos al vino tinto

Ingredientes
-12 higos
-250 cc de vino tinto
-250 cc de oporto
-50 g de azúcar
-2 cucharaditas de canela
-1 naranja
-1 vaina de vainilla

Para la crema
-250 g de mascarpone
-20 g de azúcar

Preparación

1 Lava los higos, y haz en la punta un corte en cruz que llegue casi hasta la mitad de la fruta y colócalos sobre su parte más ancha en una fuente para horno profunda.

2 Exprime la mitad de la naranja y mezcla el jugo con el vino y el oporto.

3 Vuelca sobre los higos, espolvorea con el azúcar mezclado con la canela y agrega a la fuente la vaina de vainilla abierta al medio y la otra mitad de naranja cortada en gajos.

4 Lleva a horno precalentado fuerte y cocina durante 1/2 hora.

5 Aparte, mezcla el mascarpone con el azúcar y reserva en la heladera.

6 Sirve los higos tibios o fríos, acompañados por unas buenas cucharadas de la crema de mascarpone y rociados con la salsa de vino.

Fuente: La Nación