Salud y Nutrición

Resulta casi milagroso que un producto tan pequeño como el higo pueda atesorar tantas virtudes saludables, energizantes y dietéticas. Los higos son buena fuente de benzaldehído, agente anticancerígeno, y contienen antioxidantes en forma de polifenoles que retrasan el envejecimiento celular, así como flavonoides, calcio, hierro, potasio, betacaroteno, fibra y energía. Se caracterizan, además, por ser digestivos y buenos laxantes. Por su riqueza en azúcares naturales puede sustituir con creces al azúcar, también posee minerales como hierro, fósforo, manganeso, calcio, bromo; vitaminas A, B-1, B-2, PP y C.

Desde la edad dorada de Grecia, los higos eran recomendados para los deportistas de élite. Actualmente pueden encontrarse en barritas energéticas para personas que realizan un gran esfuerzo físico continuo.

Tradicionalmente, el consumo de higos ha sido muy recomendado para los catarros fuertes, con fiebre y tos, bronquitis, laringitis, asma, y como digestivo, laxante, en hemorroides y trastornos  gástricos.

Anuncios