cultivo

Las higueras, titanes de la biodiversidad

Posted on

higuera

Texto: Mike Shanahan
Fuente: Mongabay

El biólogo David Mackay se sorprendió cuando comenzó a estudiar las aves que visitan las higueras en su Australia natal. Aunque esperaba ver un montón de especies que vendrían a comerse los higos, no esperaba que los insectos les duplicaran en esta tarea.

Mackay ya sabía que los higos alimentan a más especies de aves que cualquier otra fruta. Su investigación, publicada en la revista Global Ecology and Conservation, mostraría que las higueras también son desproporcionadamente importantes para las aves insectívoras. Todo esto no hace más que evidenciar que las higueras son auténticos titanes de la biodiversidad, y que desempeñan importantes roles en la conservación.

Lo que hace que las higueras sean tan cruciales es su vieja relación con las avispas: dependen de las avispas para polinizar sus flores, mientras que las avispas sólo pueden reproducirse y poner huevos dentro de los higos de su pareja. El estudio de Mackay es el primero en mostrar que las avispas del higo también son recursos valiosos durante todo el año para una inmensa variedad de aves insectívoras.

En total, Mackay registró 55 especies de aves que visitaron las higueras de Ficus rubiginosa para alimentarse de insectos. Entre ellas figuraban diez especies  cuyo reciente descenso en número ha alertado a los conservacionistas. Mackay y sus colegas dicen que es “muy probable” que las higueras sean igualmente importantes para las aves insectívoras en todas las regiones tropicales, subtropicales y templadas del mundo.

Para apoyar este punto de vista, Mackay señala que sólo en su estudio y otros dos en áreas localizadas de la India y Costa Rica, los investigadores ya han identificado más de un centenar de aves insectívoras que visitan las higueras. “La presencia de insectívoros aviares en los higos de estos tres continentes sugiere fuertemente que su presencia en los higos es ubicua”, dijo.

“Puedo aventurarme a adivinar que hay al menos varios cientos de especies de aves insectívoras que se alimentan de higueras en todo el mundo”, añadió Mackay. “Esto tiene importantes implicaciones para la conservación de los insectívoros, muchos de los cuales han sufrido y continúan sufriendo disminuciones en respuesta a la pérdida y fragmentación del hábitat”.

Como señala Mackay, el número de avispas de la higuera que emergen de los higos en un solo árbol de Ficus rubiginosa en unas pocas semanas podría acercarse a los diez millones. Añade que los murciélagos insectívoros también disfrutan de las avispas de higo, muchas de las cuales vuelan por la noche. Su estudio se suma a una creciente evidencia de que las higueras son piezas centrales de vastas redes alimenticias que incluyen decenas de miles de especies.

“Sospecho que la higuera podría desempeñar un papel importante en la conservación de los insectívoros en declive, así como contribuir a la conservación de otras especies en las comunidades más amplias que habitan, incluidos los frugívoros y las otras plantas que dependen de ellos para la dispersión de semillas”, comenta Mackay.

Cada vez más, los investigadores y conservacionistas están recurriendo a las higueras para impulsar la regeneración de la selva atrayendo a los dispersores de semillas. Mackay señala que el uso de higueras también podría ralentizar o incluso revertir el declive de las aves insectívoras: “Si no hacemos estos proyectos de restauración con higos, es probable que desaparezcan estas aves.”

Mike Shanahan es escritor y autor de Gods, Wasps and Stranglers: The Secret History and Redemptive Future of Fig Trees.

Anuncios

El riego con bombeo solar impulsa el liderazgo español de Extremadura en la producción de higos

Posted on Actualizado enn

cicytex

Extremadura sigue aumentando su liderazgo en el sector del higo español y europeo. Según la nueva Encuesta de Superficies y Rendimientos Agrarios (ESYRCE) del Ministerio de Agricultura, la región concentra actualmente el 56% del total de la superficie de cultivo de la higuera de toda España. En total serían unas 12.132 hectáreas, de las que 10.760 serían de secano y 1.371 de regadío. Y el uso de las energías renovables en su desarrollado también está contribuyendo a las nuevas plantaciones con riego de apoyo con bombeo solar. Andalucía y Baleares son otras dos importantes zonas de cultivo. A nivel europeo, el sector está dominado por el higo turco, de mayor calibre.

En España el cultivo de la higuera supone 21.473 hectáreas. La siguiente comunidad en extensión del cultivo de la higuera en España es Baleares con 3.511 hectáreas, seguida de Andalucía con 2.151, Castilla-La Mancha con  1.605 y la Comunidad Valenciana con 636. Dentro de Extremadura, la zona de Almoharín, Arroyomolinos de Montánchez, Valdemorales, el Jerte y la Vera, junto a las de Barcarrota y Salvaleón, concentran la mayor parte de la producción. También ha crecido mucho en la zona de Guareña o de Villar de Rena en los últimos dos años.

Cada vez son más los pequeños productores tradicionales de las zonas más importantes, como Almoharín y Arroyomolinos de Montánchez, pero también en Barcarrota y Salvaleón, que están optando por invertir en instalaciones de bombeo solar para el riego de apoyo de sus nuevas plantaciones. Con inversiones que se acercan en muchos casos a los 6.000 euros de media. Con dos finalidades: conseguir cosechas más estables, al margen de las posibles sequías, y con mayor calibre de fruto para conseguir mejores precios.

El cultivo de la higuera se ha convertido en una de las grandes sorpresas de los últimos tres años, incluido el regadío regional. Sus buenos precios en origen en seco, con cotizaciones para la primera categoría por encima incluso de los dos euros el kilo, han disparado el interés de nuevos productores y de grandes centrales hortofrutícolas.  En el último año se han podido plantar más de 700 nuevas hectáreas de higueras en la región, manteniéndose un fuerte ritmo de plantaciones.

Foto: CICYTEX
Fuente: Energía de Extremadura

La recogida de higos empezará a ser con malla en Torre de Miguel Sesmero

Posted on

74-ensayo_finca_la_orden_cicytex

En Torre de Miguel Sesmero, Badajoz, abundan los higuerales y casi todos son de secano. Pero desde hace dos años algo ha cambiado. Tiene una cooperativa que ha movido 60.000 kilos en cada uno de sus dos años de vida y en la que el Ayuntamiento, a través de una empresa pública, es su socio con más peso.

En esta campaña, parte de la producción de higos se va a empezar a recoger con mallas o redes dentro de un proyecto del Cicytex (Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura) desarrollado en la finca La Orden. Se trata de un ensayo en cultivo intensivo para evaluar el comportamiento de distintas variedades de higo seco. El objetivo es obtener producciones más elevadas con frutos de calidad y estudiar la viabilidad económica de un sistema de recolección mediante el uso de mallas que evite el contacto del higo con el suelo y facilite su recogida.

«Facilita la selección del higo, disminuye el tiempo de recolección y evita el daño del fruto en el suelo ante posibles bacterias», explica el alcalde, Fernando Trejo, que, a su vez, es el presidente de la empresa pública La Calaverna.

«Estamos viviendo un buen momento. Nos hemos unido para hacer mejor las cosas y queremos empezar a manufacturar ya, empezar a transformar el higo, no solo recogerlo y venderlo», relata Miguel Bastida, el presidente de la cooperativa El Puntal, con 42 socios. Habrá más a corto plazo. Hay peticiones de entrada de agricultores de localidades próximas.

Con más de 120 hectáreas entre todos sus socios, con más de la mitad con poca producción al ser nuevas plantaciones, la cooperativa tiene claro que la higuera es un cultivo «con futuro, que se complementa bien con otros y que, ahora mismo, ofrece un precio bueno». Todos los higos son de la variedad calabacita.

El Ayuntamiento de Torre de Miguel Sesmero creó unos meses antes de que se constituyera El Puntal la empresa pública agrícola La Calaverna. En una finca municipal ya están en producción 600 higueras, se han sembrado otras 2.500 y en un futuro irán otras 2.000 más. Trejo dice que recogen producto 12 hectáreas y que en esta campaña empezarán a dar kilos otras 12 más.

«Se trata de un cultivo de toda la vida que ahora estamos mejorando y sacamos más provecho a la finca municipal. También se pone más en valor nuestro higo. Además, se trata de un cultivo que genera mucha mano de obra frente a otro tipo de cultivos que se han mecanizado mucho en los últimos tiempos», concluye el alcalde.

Texto: C.J. Vinagre
Fuente: Hoy
Vía: HIGOS&FIGS

La superficie de higueras crece un 14% en Extremadura en un año gracias a los buenos precios y al regadío

Posted on

dscn1782

El cultivo de la higuera vuelve a resurgir en Extremadura. Durante las décadas de los ochenta y noventa este cultivo continuó su progresivo declive en la región. Pero a partir de estos últimos años se ha empezado a ver una franca y vertiginosa recuperación que singularmente se puede constatar a partir de 2015. Se consolidan los buenos precios pagados a sus productores y sube el número de hectáreas sembradas.

En 2017 acabó con 715 hectáreas más sembradas respecto a la cifra oficial del 2016. Se ha pasado de 5.109 hectáreas en nuestro territorio a 5.824, un crecimiento prácticamente del 14%. Mientras, el total nacional de hectáreas de higueras se situó en 13.564 (cuando en 2016 fue de 12.613) según información de la Consejería de Medio Ambiente y Políticas Agrarias. Este aumento tiene uno de sus principales motivos en que cada vez son más los agricultores que plantan higueras en superficies de regadío reservadas antes a otros cultivos, como el maíz o el tomate.

Extremadura copa el 43% del cultivo de higo en España. Andalucía y Baleares están prácticamente igualadas en el segundo puesto pero a mucha distancia: 19%. Por otra parte, España es el mayor productor de higos de toda la Unión Europea. Su gran competidor fuera del ámbito comunitario es Turquía.

“Sea en sistema intensivo en zonas tradicionales de regadío, como las Vegas del Guadiana, en superintensivo o con goteo en parcelas de secano, donde hay higueras desde hace muchos años, el cambio es evidente. Cada vez se están plantando más este tipo de frutal aunque, hay también hay que decirlo, de forma moderada”, explica Alfonso Cruz, administrador único de la empresa hortofrutícola Alfonso Cruz SL, que se dedica a la elaboración y comercialización de higos secos y derivados bajo la marca Villacruz desde 1986, ubicada en Villar de Rena (Badajoz). Acaba de sembrar 200 hectáreas en Zorita, ya en la provincia de Cáceres, para asegurarse una producción propia.

En los últimos tiempos la tendencia, aunque de forma modestísima, es intentar producir más higo fresco. El mercado lo reclama y, como ocurre con el higo seco, se paga bien por él a los agricultores, aunque lo que le cuesta al consumidor en una tienda o en un supermercado por este producto es más del doble de lo que percibe el agricultor.

“El problema del higo fresco es que es especialmente perecedero, apenas puede estar unos días sin consumir. Lo ideal es se coja del árbol y se consuma en uno o dos días. No se ha establecido un sistema que permita esa refrigeración de forma general y que se coloque rápidamente el producto en el mercado. Por eso sigue siendo muy mayoritario el higo seco”, remata Cruz.

“Tener agua es la clave. Con el regadío se incrementa mucho la cantidad de kilos. Si no hay cosas raras del tiempo, en condiciones normales se pueden conseguir entre 5.000 y 6.000 kilos por hectárea, más del doble que una de secano. Sin riego no eres competitivo”, sentencia José Pérez Salguero, agricultor de la localidad pacense de Guareña.

Con las 5.824 hectáreas del año pasado en Extremadura se ha rondado la cifra de los diez millones de kilos, casi en su totalidad de producto seco, en nuestro territorio. Se trata de una cantidad bastante superior a la media de los últimos años, que era de unos seis o siete millones de kilos.

Se conocen más de 600 especies diferentes de higo pero la que domina ampliamente en Extremadura, en higo seco, es la calabacita, que se cosecha a partir de agosto. En cuanto a las variedades de higo fresco, entre junio y julio, destacan las de San Antonio, cuello dama negro o tiberio.

Además del entorno de Barcarrota y La Vera, destinados al higo fresco, el gran núcleo estaba en el cacereño municipio de Almoharín. La cooperativa Regadhigos produce unos 800.000 kilos de higos secos anuales. Ahora se ha ampliado a más municipios.

Texto: C.J.Vinagre
Fuente: Hoy
Vía: Fresh Plaza

La corta y complicada vida de una avispa de higuera

Posted on Actualizado enn

blastophaga_psenes

Texto: Klaus Esterluss
Fuente: Deutsche Welle

Cuando la Madre Naturaleza concibió la higuera, parece haberse preguntado:”¿Por qué elegir la opción fácil?” La planta se basa en un proceso de polinización extremadamente complejo -y algo macabro- para dar sus frutos.

La vida de una avispa de higuera está fijada de antemano. Su destino final es el centro de una fruta. Empecemos en el momento exacto en que una avispa hembra de higuera se sube a un higo, ella no tiene que cavar; la naturaleza le ha dejado un pequeño agujero. Aun así las espinas cortas en su cabeza le facilitan el paso a través del fruto inmaduro. Pero, con todo, el espacio es escaso.

En el camino, el insecto, de sólo 2 a 3 milímetros de tamaño, perderá sus alas, y grandes segmentos de sus antenas y patas. De este modo, su destino está sellado: la avispa nunca volverá a aparecer. No necesita hacerlo. Lleva el polen del higo en el que nació para polinizar el higo en el que perecerá.

Para entender por qué la avispa tiene que subir al interior hay que saber que el higo no es como otros tipos de fruta. A diferencia de una manzana, por ejemplo, no se desarrolla a partir de una flor. Es más como una colección de flores pequeñas en forma de pera. En otras palabras, lo que comemos son las flores, que en el caso del higo no están fuera sino dentro del fruto.

A medida que el higo se desarrolla, los huevos maduran para convertirse en larvas que se convierten en avispas. El primer acto oficial para los especímenes machos es aparearse con una hembra. Después, los machos cavan un túnel fuera del higo. La madre naturaleza tiene poco más que esperar para ellos. Los machos en la mayoría de las especies nacen sin alas y no viven por mucho tiempo una vez que han escapado del fruto.

Las hembras siguen a sus compañeros masculinos fuera de los túneles, recolectando polen en el camino, antes de volar a otra higuera cercana. Allí la hembra encontrará un nuevo higo con un pequeño agujero. Se arrastrará dentro y perderá sus alas, antenas y piernas. El viaje comienza de nuevo.

¿Estamos comiendo una avispa cuando morderemos un higo?
Cualquiera que alguna vez haya comido un higo, sabrá el crujido que viene de morder la fruta. ¿Significa eso que estamos masticando avispas muertas? Afortunadamente no. Las partes crujientes que quedan atrapadas en nuestros dientes en realidad son sólo semillas. Una enzima llamada ficaína descompone completamente cualquier avispa ahí dentro.

Además, hemos cultivado higos desde hace miles de años. Durante ese tiempo, los humanos han desarrollado especies de higos que se polinizan a sí mismos, por lo que no se requieren avispas.

Las variedades de higuera más interesantes para el consumo en fresco

Posted on

variedades higos

Estudio realizado por Cristina Pereira1; Manuel Joaquín Serradilla1; Fernando Pérez- Gragera1; Alberto Martín2; María del Carmen Villalobos2; Margarita López- Corrales1.
1Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (Cicytex). Áreas de Hortofruticultura y Vegetales. Junta de Extremadura.
2Nutrición y Bromatología, Escuela de Ingenierías Agrarias, Universidad de Extremadura

En el Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (Cicytex-Finca La Orden), localizado en Guadajira (Badajoz), se ha evaluado el comportamiento agronómico y de calidad de cinco variedades comerciales de higuera con destino al consumo en fresco. Para ello se evaluaron parámetros agronómicos y de calidad, como fecha de entrada en producción, calendario de maduración y producciones acumuladas, así como el peso y el calibre medio, el contenido en sólidos solubles (CSS), acidez titulable (AT), así como la textura y el índice de maduración (IM) (CSS/AT) de ambas producciones (brevas e higos).

Los resultados de este estudio han puesto de manifiesto que las mayores producciones acumuladas de brevas se han obtenido con las variedades ‘San Antonio’ y ‘Banane’, mientras que en higos destacaron ‘Banane’ y ‘Brown Turkey’, si bien ‘Cuello Dama Blanco’ también mostró una alta producción de higos. Por otro lado, desde el punto de vista de la calidad, fueron las variedades ‘Cuello Dama Blanco’ y ‘San Antonio’ las que presentaron las mejores características organolépticas tanto en brevas como en higos, mostrando un elevado contenido en sólidos solubles así como el mejor índice de maduración, seguidas de ‘Colar Elche’.

El Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (Cicytex-Finca La Orden; en Guadajira, Badajoz) es el centro de referencia de la higuera en España, debido principalmente a la existencia del banco de germoplasma nacional de higuera, con más de 250 variedades diferentes que pueden ser consumidas tanto para fresco como para seco.

En España esta especie se ha cultivado tradicionalmente en secano y en parcelas de pequeña superficie o bien como árboles diseminados. En cuanto al material vegetal cada zona ha utilizado materiales locales adaptados a diferentes usos, aplicándose técnicas de cultivo convencionales. Extremadura es la primera Comunidad Autónoma en superficie y producción, con algo más de 5.000 ha de cultivo y con una producción media de 6.000 t, representando un 47 y un 26% de la superficie y la producción total española respectivamente. La mayor parte de la producción se destina a la producción de higo seco.

En las últimas décadas se ha producido un interés creciente por este cultivo para la producción de sus frutos con destino al consumo en fresco debido probablemente a la búsqueda de nuevas alternativas frutícolas y al notable aumento del consumo tanto en fresco como en seco, principalmente en países como México y Estados Unidos, así como en Japón, China y los Emiratos del Golfo Pérsico. Todo ello unido a la buena aceptación de los frutos por parte del consumidor, al aumento de los precios en el mercado y al desarrollo de tecnologías post-cosecha que ayudan a preservar y alargar la vida útil del fruto en fresco, han favorecido el establecimiento de nuevas plantaciones regulares con destino principalmente para el mercado en fresco.

Por ello, Cicytex en colaboración con la Universidad de Extremadura (UEX), se planteó evaluar la aptitud agronómica y de calidad de los frutos de una serie de variedades comerciales de higueras para consumo en fresco y así, posibilitar el establecimiento de nuevas plantaciones comerciales con la aplicación de técnicas de cultivo acordes a una fruticultura moderna.

El ensayo fue establecido en el año 2007 en una parcela experimental con plantas de 10 variedades comerciales, entre las que se encontraban: ‘San Antonio’, ‘Banane’, ‘Cuello Dama Blanco’, Cuello Dama Negro’, ‘Tiberio’, ‘Tres Voltas L’Any’, ‘Colar Elche’, ‘Brown Turkey’, ‘Blanca Bétera’ y ‘De Rey, todas ellas partenocárpicas y bíferas, excepto ‘Tiberio’ que es de tipo San Pedro.  Sin embargo, este trabajo se ha centrado en 5 de ellas, ‘Cuello Dama Blanco’, ‘Brown Turkey’, ‘San Antonio’, ‘Banane’ y ‘Colar Elche’ por ser las variedades que presentaron mejor comportamiento agronómico y una elevada calidad organoléptica de sus frutos.

Estas cinco variedades de higuera estudiadas muestran un alto potencial para el consumo en fresco debido a que, en general, son muy productivas y presentan buenas características de calidad organolépticas. ‘San Antonio’ fue la variedad de maduración más temprana, con producciones medias de brevas e higos, siendo la producción de higos mayor que la de brevas, principalmente en ‘Banane’ y ‘Brown Turkey’ que fueron las más productivas para ambas cosechas, y con los frutos de mayor peso y calibre. Por otro lado, ‘Cuello Dama Blanco’ y ‘San Antonio’ destacaron por sus altos índices de maduración sugiriendo, por tanto, una mayor aceptación de estos frutos por parte de los consumidores.

Fuente: Interempresas
Vía: HIGOS&FIGS

Las plagas y enfermedades del cultivo de la higuera

Posted on

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente ha publicado, dentro de su colección Hojas Divulgadoras, un trabajo dedicado al estudio de las plagas y enfermedades que afectan al cultivo de la higuera, auspiciado por el Centro de Investigación Científica y Tecnológica de Extremadura (CICYTEX)

plagas-cultivo-higuera

España es el mayor productor europeo de higos con 23.285 toneladas, lo que supone el 25% de la producción europea y el 3% de la producción mundial. En la actualidad, la superficie e plantación regular en España alcanza las 12.411 hectáreas.

La producción de las comunidades autónomas de Extremadura, Andalucía y Baleares, con casi el 78% de superficie, suponen el 38% del total nacional, debido a que se trata de plantaciones de secano destinadas al consumo en seco. Mientras, la Comunidad Valenciana, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Cataluña, Aragón y Galicia, con el 19% de superficie, producen el 57%, debido a que cultivan, o bien en secanos húmedos, o bien en regadíos, con destino al mercado en fresco.

España es el quinto país exportador de higo seco a nivel mundial y el segundo de la Comunidad Europea tras Grecia, y el tercero en higo fresco.

Este trabajo, editado bajo el amparo del el Centro de Investigación Científica y Tecnológica de Extremadura (CICYTEX) y realizado por un equipo formado por E. Casadomet, M. López Corrales, F. Pérez Gragera, M. Senero, J. Pérez Ross y J. del Moral, acomete la problemática de las plagas y enfermedades de la higuera, ya que su cultivo está sometido a la acción de una considerable cantidad de parásitos y patógenos que las provocan, aunque ninguna de ellas pueden ser consideradas especialmente peligrosas, probablemente debido a la tradicionalmente reducida aplicación de plaguicidas en este cultivo.

Entre los insectos que pueden afectar tanto al árbol como al fruto se encuentran:

– Ácaros parásitos, como el que transmite el virus del mosaico de la hoja.
– Coleópteros, como los gorgojos, o el “barrenillo”, que se alimenta de la madera de la higuera.
– Dípteros  como la mosca de la fruta, la mosca de los higos o la mosca del vinagre.
– Hemípteros, más conocidos como “cochinillas”.
– Lepidópteros, como orugas y polillas.

Aves que limitan la cantidad y la calidad de la cosecha de higos:

En España son las aves la principal plaga de los higuerales, ya que se alimentan de los higos, afectando muy negativamente las cosechas. La mayor incidencia la tienen las grandes bandadas de estorninos o tordos (Sturnus unicolor), y también, aunque en menor medida, los rabilargos (Cyanopica cyanus).

Patógenos productores de enfermedades:

Bacterias, Hongos de ramas, Hongos de fruto, Hongos de la parte radicular, Hongos de los frutos ya recolectados (Aspergillus, Fusarium,…)
En este último caso de los frutos ya recolectados, evitar el parasitismo de insectos (coleópteros, moscas, polillas, etc…), así como el contacto de los higos con el suelo, es el modo más seguro de librarse de estos hongos.
Las partidas de higos, previamente a su venta, deben ser sometidas a un análisis que garantice la ausencia de micotoxinas.

Enfermedades no parasitarias:
Quemaduras por el sol, fenómeno que los agricultores evitan blanqueando con lechada de cal el tronco y las ramas más expuestas al sol.

Servicio de publicaciones del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente
Hojas Divulgadoras del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente

Vía: HIGOS&FIGS