brown turkey

Brown Turkey, un suntuoso bocado

Posted on

brown-turkey-fig

Los higos de la variedad Brown Turkey son los más cultivados en el mundo, por una buena razón. Tienen una piel rojiza-púrpura negra con un verde pálido en el extremo del tallo. La suave y dulce carne es del color del vino rosado, con semillas comestibles de color ámbar claro en su interior. El sabor general de un Brown Turkey maduro es suave, con notas de avellanas y pastelería francesa. Comparado con el sabor masticable y rico de un higo de la variedad Black Mission, es un sabor más flotante, exquisito, suave y suntuoso.

Los higos de primera cosecha – llamada cosecha breva- tienen cada uno aproximadamente el doble del tamaño de la Black Mission, no sólo porque son naturalmente más grandes, sino también porque las raíces del árbol han tenido acceso a más agua de la última temporada que las raíces tendrán en los suelos secos de finales de verano y principios de otoño, cuando la cosecha principal está más concentrada, es más dulce y ligeramente más pequeña.

El higo en forma de pera es funcionalmente un receptáculo con un pequeño agujero en el extremo. Miles de pequeñas flores se forman en las paredes internas del receptáculo. Estas flores son seguidas por pequeñas drupas, o trozos de carne de higo dulce, cada una de las cuales encierra una minúscula semilla. La mayoría de los higos, incluyendo el Brown Turkey, no requieren polinización para formar frutos.

El higo es nativo de Asia occidental y la región mediterránea oriental, donde ha sido una fuente de alimento durante al menos 11.000 años. Su cultivo se remonta a más de 4.500 años, casi hasta los albores de la agricultura. De hecho, los arqueólogos dicen que probablemente fue la primera planta cultivada. ¿Y por qué no? Cuando se seca, los frutos se mantienen todo el año sin refrigeración. Esos primeros agricultores habrían estado locos si no hubieran plantado un higo en su patio, como muchos de los que viven en los climas mediterráneos de todo el mundo lo hacen hoy en día.

Los higos llegaron a Norteamérica con los exploradores españoles a mediados del siglo XVI. La variedad de la Black Mission llegó a California en 1769 cuando los misioneros franciscanos establecieron la primera misión en San Diego. Originalmente, era de las Islas Baleares en el Mediterráneo, frente a la costa de España.

A pesar de su nombre, la variedad Brown Turkey se crió originalmente en Provenza (Francia), una de las miles de variedades de higo desarrolladas en todo el mundo.

Si puedes encontrar Brown Turkey frescos, la mejor manera de comerlos es sin duda alguna así, sin más. Tienen afinidad con la lavanda y el romero; pueden servirse o cocinarse con sabores de naranja y limón; armonizan con la miel y el caramelo; hacen una gran combinación con melocotones, peras y frambuesas y casan bien con el vino de Oporto.

Los higos maridan con alimentos salados, como el prosciutto y la panceta – una tradición italiana que puede remontarse a la antigua Roma, cuando los romanos usaban higos en sus platos salados. Las carnes dulces como el cerdo y el pato pueden ser cocinadas con higos frescos para aumentar su dulzura. También puedes usar higos frescos en ensaladas de frutas, con frambuesas, arándanos, cubos de melón y plátanos, todo con un toque de jugo de naranja.

Texto: Jeff Cox
Fuente: The Press Democrat